Noticias

Todos fuimos educados por diferentes modeles educativos, que forman parte de una herencia familiar, una cultura, una religión y en medio de todo ese abanico de ideas preestablecidas, que se contraponen en muchos casos, estamos nosotros. Tratamos de cumplir las normas y a su vez, vamos construyendo nuestra identidad, cosa que se vuelve vana por intentar vivir en base a lo que esperan de nosotros.

Perdemos nuestra esencia en la medida que vamos creciendo, la educación sólo nos forma para adquirir herramientas profesionales, lo religioso con sus propias creencias nos aportan una forma de moral de vida y la familia con su particular forma de vida. Estamos ante una gran batalla, en la que debemos seguir los condicionamientos dados por generaciones, sumado a la manera particular de concebir el mundo y al Ser Humano en sí.

¿Qué hacer cuando despertamos de esa gran maquina montada para la adaptación que nos imponen ante la gran convención de la sociedad?

El primer paso es reconocer la historia, necesito saber de mis orígenes, saber cuáles son las conductas repetitivas de mis ancestros en sus historias y anécdotas, el modelo moral que me transfirieron como familia. Reconocer la manera en que particularmente elegí vivir, entendiendo que a pesar de todos los condicionamientos, decido tener reacciones determinadas y dadas por mi propia individualidad. Soy producto de lo que me heredaron y de las decisiones que he tomado.

Además de conocer la propia historia, es importante sumarle la historia de la Humanidad como tal, solamente así podremos reconocer de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos. Reconocer que todas las experiencias vividas generaron las condiciones para ser el Ser que Soy hoy.

Culpar a la historia por la vida que tengo, no traerá soluciones, por consiguiente, el segundo paso es definir dónde quiero llegar como humanidad y con mi humanidad.

Necesito entender que soy creador del porvenir, que con mis acciones puedo transformar la historia de mi vida y aportar a la historia de la humanidad.

El tercer paso, es encontrar el propósito de mi vida, es ahí donde comienza a nacer mí esencia. Ese despertar interior es como un segundo nacimiento.

Para encontrar el propósito de vida, existen cuatro elementos a tener en cuenta, Pasión – Misión – Vocación – Profesión. Estos elementos se expresan en lo que mejor me sale sin esfuerzo, reconocer lo que Amo, Saber lo que el mundo necesita y las acciones que me llevaron a generar más recursos.

El cuarto paso es despertar en ti el Poder de Saber Soñar, no basta solo con soñar y ser iluso, hay que saber soñar. Esto implica no salirse de lo que realmente es alcanzable. Tener ideas claras a dónde quiero llegar y fijar las acciones que me llevaran a la meta esperada. Despertando a nuestro Ser Visionario es donde comienza a aparecer la Estrategia del Líder.

El quinto paso es descubrir que tú eres un estratega por naturaleza, Pitágoras decía, que todo error que cometemos en la vida es simplemente por errores de cálculo. Estos errores de cálculo como decía el filósofo griego, son el conjunto de estrategias que utilizaste para alcanzar algo en tu vida, los errores son el termómetro que miden tus decisiones, de ahí la importancia de evaluar las acciones que llevaron a tales resultados.

Michel Echenique decía que, la estrategia es la capacidad que nos lleva a superar todos los obstáculos para hacer realidad un ideal. Por consiguiente, nuestra vida debe estar marcada por un ideal al que deseamos llegar, todas nuestras acciones deben estar enfocadas a alcanzarlo.

Aquí estamos ante el sexto paso, necesitamos conducir nuestra vida hacia algo que anhelamos encontrar. Romper el condicionamiento de ser lo que esperan de nosotros para descubrir lo que realmente queremos ser y eso está en nuestra esencia.

El séptimo y último paso es la acción, aquí es importante la aplicación de un método para la acción que lo resumo en tres elementos, descargar las ideas, planificar en tiempo y forma, anticiparse ante los resultados.

Si descargas tus ideas en un material que te recuerde siempre, tendrás una hoja de ruta que enmarque tus acciones. Si planificas en tiempo y forma tus metas, sabrás qué actividades debes realizar cada día. Si te anticipas, si desarrollas tu inteligencia predictiva, si identificas las múltiples informaciones que el entorno te ofrece para saber a qué te enfrentas, podrás encontrar oportunidades dentro de cada dificultad. Si quieres salir de tu situación actual y dar el primer paso hacia la situación deseada, debes tener claro quién eres, de dónde vienes y hacia dónde quieres ir. Así que aprende de tu historia, reconoce tu situación actual y visualiza tres pasos al frente de cada acción que realices, solamente así podrás acercarte a la meta deseada y encontrarte con la Estrategia del Líder, si fallas, recuerda que solo estás ajustando tus cálculos para vencer todos los obstáculos y lograr tu auto-realización en el aquí y ahora.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp

Leer Más

¿Necesitas más información? No dudes en escribirnos